El apego en las letras las poemas erГіticos sobre Sor Juana

Permite mГЎs de 300 aГ±os, viviГі en MГ©xico una de estas mentes mГЎs prodigiosas que han pisado sus calles Juana InГ©s de Asbaje RamГ­rez de Santillana, conocida popularmente como Sor Juana InГ©s sobre la Cruz. Y de recordarla, acГЎ les ex pondremos algunos poemas sobre amor sobre su autorГ­a.

Juana fue una pupila prodigio, aprendiГі a leer an extremadamente sisa perduraciГіn (se dice que a los 3 www.datingmentor.org/es/sudy-review/ aГ±os) en una periodo en la cual nunca era tan sencillo de las chicas alcanzar a la educaciГіn. Para que la dejaran en tranquilidad, y no ha transpirado no tanto por convicciГіn religiosa, Juana se volviГі monja, sГіlo asГ­ pudo dedicar su vida al anГЎlisis asГ­В­ como no se tuvo que ver obligada a permanecer casada. A pesar sobre eso, Juana sabГ­a y no ha transpirado escribГ­a referente a el amor. Juana era humana y una humana erudita, de este modo que sabГ­a tanto lo que otros pensadores habГ­an escrito sobre el motivo amoroso como habГ­a interГ©s el amor en su propio busto. SerГ­В­a por eso que sus poemas erГіticos son tan universales.

La alveolo sobre Sor Juana fue una enorme biblioteca y no ha transpirado sobre su pluma emanaron algunas de estas piezas literarias mГЎs profundas asГ­В­ como preferible manufacturadas escritas en lengua espaГ±ola. Sin embargo esto nunca lo podrГ­a haber logrado sin el abrigo de los virreyes, en particular de la Virreina sobre MГ©xico MarГ­a Luisa Gonzaga Manrique de Lara, condesa sobre Paredes asГ­В­ como protectora sobre Juana InГ©s.

PoesГ­a y no ha transpirado apego

dating decline

En las poemas, Juana le puso el cariГ±oso apelativo de Lisi a la virreina desplazГЎndolo hacia el pelo serГ­В­a hacia la novia que dedica gran cantidad de poemas amorosos en las que hizo aderezo sobre las habilidades con la termino para hablar de Algunos de los temas que mГЎs ha interesado a la humanidad el apego.

En este trozo se puede leer una hermosa exposiciГіn referente a lo que provoca la virreina en la novia

Puesto que desde el dichoso dГ­a Que vuestra delicadeza vi, igual de el cualquier me rendГ­, Que nunca me quedГі acciГіn mГ­a.

Con lo que, seГ±ora, muestro, y an aseverar mi apego se atreve, Que nadie pagaros tiene que, Que vos honrГ©is lo que es vuestro.

Bien se que serГ­В­a atrevimiento Pero el amor serГ­В­a testigo Que nunca se lo que me digo Por saber lo que me siento.

AsГ­В­ como en fin, perdonad por Dios, SeГ±ora, que os hable de este modo, Que si yo estuviera en mГ­ nunca estuvierais en mГ­ vos.

SГіlo deseo suplicaros Que de mГ­ recibГЎis actualmente, nunca sГіlo el alma que os doy, Mas la que quisiera daros.

En este otro, Juana explica como le pertenece a la virreina

Divina Lisi mГ­a perdona En Caso De Que me atrevo a llamarte asГ­, cuando aun de ser tuya el apelativo no merezco.

A esto, no osadГ­a es llamarte asГ­, Ya que a ti te sobran rayos, si en mГ­ pudiera efectuarse atrevimientos.

Error es sobre la lengua, que lo que dice imperio del dueГ±o, en el dominio, parezcan posesiones en el siervo.

Mi rey, dice el feudatario; mi cГЎrcel, dice el preso; y no ha transpirado el mГЎs modesto esclavo, desprovisto agraviarlo, llama suyo al dueГ±o.

De este modo, cuando yo mГ­a te llamo, no pretendo que juzguen que eres mГ­a, sino sГіlo que yo ser tuya deseo.

Este soneto es Algunos de los mГЎs citados a la hora de hablar del apego de Juana por la virreina

Yo adoro a Lisi, pero no pretendo que Lisi corresponda mi fineza, puesto que si juzgo probable su belleza, a su decoro y mi aprehensiГіn ofendo.

No iniciar, Гєnicamente, es lo que emprendo; ya que sГ© que a merecer tanta amplitud el menor mГ©rito basta, desplazГЎndolo hacia el pelo es simpleza hacer contra exactamente lo que yo entiendo.

Como cosa concibo tan sagrada su beldad, que nunca desea mi osadГ­a a la esperanza dar ni aun leve entrada

pues cediendo a la suya mi alegrГ­a, por nunca llegarla a ver mal empleada, aun pienso que sintiera verla mГ­a.

Los amores literarios vs. los amores reales

No Tenemos manera de tener en cuenta a ciencia cierta la sexualidad de Sor Juana. Tampoco serГ­a excesivamente fructГ­fero obsesionarse con conocer si sГ­ amaba a la virreina o si sГіlo fue un manera retГіrico el suyo. Igual ocasiГіn lo mГЎs provechoso serГ­a leer las poemas a la destello sobre lo que ellos mismos indican en la fabricaciГіn sobre su yo lГ­rico (la poeta que escribe), en otras palabras, en ese yo que ama, que estГЎ tan profundamente enamorado asГ­В­ como que aclama desplazГЎndolo hacia el pelo engalana las amores tan bellamente.

DesplazГЎndolo hacia el pelo no sГіlo cuando le canta a Lisi sino que con diversos otros poemas suyos En muchas ocasiones hemos querido usar las palabras Con El Fin De describir lo que nos estГЎ sucediendo a nosotros mismos.

AcГЎ similar, Juana nos escribe un bello poema en el que el dios Amor la ayuda an expresar sus sentimientos

Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba, como en tu rostro asГ­В­ como tus acciones por medio de que con tГ©rminos nunca te persuadГ­a, que el corazГіn me vieses querГ­В­a;

y no ha transpirado apego, que mis intentos ayudaba, venciГі lo que impracticable parecГ­a pues dentro de el lloriqueo, que el dolor vertГ­a, el corazГіn deshecho destilaba.

Baste ya de rigores, mi bien, baste no te atormenten mГЎs celos tiranos, ni el vil recelo tu inquietud contraste

con sombras necias, con indicios vanos, ya que bien en lГ­quido humor viste y tocaste mi corazГіn deshecho entre tus manos.

Este poema deje sobre el sentimiento de acontecer rechazado y el Гєnico consuelo sobre vivir en la fantasГ­a

Detente, sombra sobre mi bien esquivo, forma del hechizo que mГЎs quiero, bella afГЎn por quien alegre muero, dulce ficciГіn por quien penosa vivo.

Si al imГЎn de tus debido, distinguido, sirve mi pecho sobre obediente hoja, Вїpara quГ© me enamoras lisonjero si has sobre burlarme despuГ©s fugitivo?

Mas blasonar no puedes, contento, de que triunfa sobre mГ­ tu tiranГ­a que pero dejas burlado el emboscada ceГ±ido

que tu maneras fantГЎstica ceГ±Г­a, poquito importa burlar brazos y pecho si te labra prisiГіn mi fantasГ­a.

Este otro poema habla referente a aquellos triГЎngulos amorosos

Al que ingrato me permite, busco amante; al que enamorado me sigue, dejo ingrata; constante adoro a quien mi amor maltrata, maltrato a quien mi apego busca invariable.

Al que tratamiento sobre apego, hallo diamante, desplazГЎndolo hacia el pelo soy diamante al que de amor me intenta, triunfante quiero ver al que me mata y no ha transpirado mato al que me quiere ver triunfante.

Categories: sudy gratis